Los Mantras, La Terapia De La Repetición De Los Sonidos, Musicoterapia!

Los mantras, ¿conoces algo de este maravilloso mundo?, pues hoy en Terapias Alternativas te daremos a conocer el poder sanador de la repetición de los sonidos, para ayudar a mejorar tu vida. Sigamos leyendo.!!

Los mantras no es algo que tan solo pronuncias. Es algo en lo que te esfuerzas por llegar a convertirte, Porque a menos que te conviertas en eso, la existencia no se abrirá jamás para ti. Convertirte en el mantra significa que te estás convirtiendo en la clave. Solamente si eres la llave puedes abrir la cerradura. De lo contrario alguien tiene que abrirlo para ti y tienes que escucharlo. Por eso es importante saber qué es un mantra.

Los mantras podrían ser un muy buen paso preparatorio. Sólo un mantra puede hacer cosas tan tremendas por la gente. Pueden ser una fuerza eficaz en la creación de algo, pero sólo si vienen desde donde hay una comprensión completa de todo lo que es sonido, no es música como tal es la fuerza interior de producir sonidos incluyendo tu propia respiración, es una terapia unida a otra  te puede ayudar a mejorar un estado, repetir como una oración te puede hacer sanar.

¿Qué son los mantras?

La palabra mantra se emplea para describir cualquier pensamiento, emisión, canción u otra secuencia de palabras o sonidos que se supone tengan eficacia espiritual o poder mágico. Un mantra se define como

Cuando decimos que todo es sonido, estamos hablando de la creación misma. Si un mantra proviene de ese tipo de fuente, con ese nivel de comprensión y cuando la transmisión es pura, entonces los mantras pueden ser una fuerza efectiva para muchas cosas entre ellas obtener la sanación.

“Una herramienta de la mente que tiene un efecto espiritual sobre la voluntad de una persona o su estado emocional de ser”.

Un mantra puede ser una oración religiosa sagrada o yn simple canto. Pero también puede ser un hechizo o un arma sobrenatural. Los mantras no son específicos de ningún sistema de pensamiento o religión. Cualquier enunciado o pensamiento que se crea lo suficientemente poderoso como para afectar el estado interior del alma de una persona o el mundo en general forma parte de qué es un mantra.

Mantra es una palabra sánscrita que consta de dos partes. La raíz palabra hombre  o man, que se refiere al pensamiento, y el sufijo –tra, que se refiere a las herramientas o los instrumentos. La palabra significa de forma literal

“una herramienta de la mente” o “instrumento del pensamiento”.

Algunas personas dicen que un mantra no tiene ninguna clase de sentido intelectual, pero tiene poder emotivo para la sanación y la comunicación, como el canto de un pájaro. Otros dicen que un mantra es por definición significativo, como su etimología sugiere, un instrumento de la mente.

La traducción literal china de la palabra mantra es “palabras verdaderas”. La idea es que la verdad tiene poder. Cuando se habla algo verdadero, se piensa que ayuda a llevar esa verdad a la existencia de una manera práctica. Muchos libros de auto-ayuda y gurús sugieren la repetición de distintos mantras como una manera de aceptar las verdades.

¿Cómo acercarse a los Mantras?

No solo es muy importante saber qué es un mantra, debemos entender que existen diferentes tipos de mantras. Cada mantra activa un tipo particular de energía en una parte diferente del cuerpo. Sin esa necesaria conciencia, sólo repetir el sonido trae opacidad a la mente. Cualquier repetición del sonido siempre hace que tu mente se aburra.

Pero cuando se hace con conciencia apropiada, con la comprensión exacta de lo que es, un mantra podría ser un medio muy poderoso. Como ciencia, es una dimensión muy poderosa. Pero si se imparte sin la base necesaria y sin crear las situaciones acordes, puede causar mucho daño dado que se trata de una ciencia subjetiva. Sabemos de personas que se han dañado a sí mismas por el enunciado inapropiado de un mantra.

Todo el poder de los Mantras en la vida.

Los mantras son  palabras de revelación, un sonido divino que fue recibido y  experimentado por un adepto a esto, en un estado llamado de samadhi, o de absorción espiritual, el cual es muy profundo. Es una forma concentrada de la energía espiritual, es el sonido de el Ser Divino en su totalidad. También se puede llegar a considerar como una plegaria pequeña o compacta.

Las escrituras conocidas como yóguicas muchas veces, llegan a comparar al mantra con un barco o con un puente que ayudará al aspirante a poder cruzar el fango de la ilusión creado por el mundo externo.

Y así llegar al centro en el interior de la consciencia pura. Los místicos y los yoguis dicen que el mantra es un eterno amigo, que acompañará siempre al meditador aún mucho después de su muerte, incluso iluminando el camino en un reino donde quizás no pueden llegar la luz de el sol ni tampoco de la luna.

De acuerdo con las antiguas escrituras, las más esotéricas de la tradición literaria del yoga, los mantras son la esencia pura del guru shakti, que es el poder del  maestro espiritual. En otras términos, el mantra es el gurú en su forma misma. El mantra, el Dios, el gurú y nuestro más alto ser interno son totalmente idénticos.

Spanda, es la rama de la metafísica, la cual es considerada como la ciencia presente de la vibración eterna, esta sostiene que toda creación si evoluciona a partir de la palabra. Aquí, la palabra no se refiere al habla que es emitida por una voz de tipo humana, o al sonido audible emitido por los objetos que chocan.

La palabra es anahata nada, es el sonido perfecto, que vibra de forma eterna en el mundo de la pura consciencia. Es la palabra que existía entonces antes del principio de la creación.

El poder existente de los mantras no está limitado nunca por el tiempo, el espacio o la causalidad, ya que los mantras son una realidad existente por sí misma, que también brilla por sí misma y que puede llegar a ser escuchada por aquellos que tengan los oídos suficientes para poder escucharlas.

Pero los mantras trascienden mucho mas al sonido, ya que como dicen y hablan las antiguas escrituras, los mantras son percibidos mas allá con los ojos de el alma, son más que escuchados con los oídos mortales. Aquel que tiene la bendición de poseer la visión de un mantra es conocido como un rishi o un vidente.

Los mantras como medio de la purificación energética.

Para poder tener esa visión, uno necesita llegar a purificar el corazón y tener una mente que este centrada de forma perfecta. Éstos son los dos requisitos que son indispensables y que preparan al aspirante para poder tener la brillantez de la luz, conocida como trascendental en la cual el sentido de la dualidad se va a desvanecer.

En la gloria de esta gran revelación el vidente y aquello que él ve se convierten en uno solo. En ese momento, es que aquello que se encontraba oculto se manifiesta en la forma de mantra y así se propaga a la cámara interna del corazón del vidente.

A partir de ese gran momento, el mantra comienza a brillar, y las personas que buscan la verdad y la sanación son atraídas de forma natural, hacia aquellos que lo logran personificar. Así es como la ciencia del mantra llega a nosotros en el día de hoy.

Los videntes que recibieron y fueron bendecidos con la palabra también fueron bendecidos con todo su poder, y este poder se manifestó de forma espontánea en todas sus acciones y en todas sus palabras.

Así, los videntes atrajeron hacía sí a los aspirantes, lo cuales a su vez se volvieron a preparar y recibieron de nuevo la palabra. Miles de años más tarde esta revelación aún sigue iluminando el camino de aquellas personas que buscan la verdad con total sinceridad y amor.

¿Cómo se puede sanar a través de los Mantras?

Ahora que ya sabes qué es un mantra y cómo el sonido puede afectar tu cuerpo y tu mente, sabemos que estos enunciados pueden sanarnos. El canto de Om en la Meditación Trascendental ha recibido un amplio reconocimiento. Los mantras se pueden utilizar para tratar la tensión y muchas otras enfermedades difíciles.

El centro de investigación para la integración de la ciencia y la espiritualidad en Shantikunj, Haridwar en la India, es el único lugar que realiza experimentos extensivos sobre ‘mantra shakti’. El resultado de estos experimentos se usa para testificar que los mantras pueden usarse científicamente para la curación y la limpieza del ambiente.

¿Cómo se debe cantar un Mantra?

Hay muchas escuelas de pensamiento sobre los métodos para cantar mantras. Un mantra cantado en la forma correcta, consciente y cuidadosamente está seguro de llevar el resultado deseado para el bienestar físico y mental. Muchos creen también que los beneficios del Mantra no pueden entenderse a través del razonamiento y el intelecto. Sólo puede experimentarse mediante la devoción, la fe y la constante repetición.

Según algunos eruditos, los mantras cantados son Yoga. El simple pero poderoso Mantra, Om o Aum armoniza las fuerzas físicas con las fuerzas emocionales y las fuerzas intelectuales. Cuando esto sucede, comienzas a sentirte como un ser completo mental y físicamente. Pero este proceso es muy lento y requiere mucha paciencia y fe inquebrantable.

Vídeo Sugerido:

El gran poder del sonido.

El sonido del Mantra puede elevar al creyente hacia el ser superior. Estos elementos sonoros del lenguaje sánscrito son entidades permanentes y tienen un significado eterno. En la recitación de mantras sánscritos el sonido es muy importante, porque puede traer transformación en ti mientras que te lleva al poder y a la fuerza.

Sonidos diferentes tienen diferentes efectos en la psiquis humana. El suave sonido del viento crujiendo a través de las hojas tranquiliza nuestros nervios, la nota musical de la corriente encanta nuestro corazón, los truenos pueden causar asombro y temor., tu mamá arrullándote o el recuerdo de ese sonido por lo general te tranquiliza y calma, son ejemplo vivos del poder de los mantras.

Las declaraciones sagradas o el canto de los mantras nos proporcionan el poder para alcanzar nuestros objetivos y elevarnos de lo ordinario al nivel superior de conciencia. Nos dan el poder de curar y sanar las enfermedades; evitar los males; ganar riqueza; adquirir poderes sobrenaturales; adorar a una deidad para la comunión exaltada y para alcanzar estado dichoso y lograr la liberación.

3 Beneficios básicos de cantar Mantras.

1.- Es un sonido que relaja.

Cantar el sonido sagrado del mantra nos libera de nuestra dependencia de los sentidos. El cantar es un placer que trasciende los sentidos, nos lleva más allá de los límites del tiempo y del espacio. Así calma de una manera muy profunda. Calma a nivel celular, sana a través de la dulzura de la entrega devocional, el mantra convierte lo negativo en positivo.

2.- Ayuda a reducir la ansiedad, la angustia y la depresión

Al combinar el sonido, la respiración y el ritmo, el mantra canaliza el flujo de energía a través del circuito mente-cuerpo. Esto ajusta la composición química de nuestros estados internos y regula los desequilibrios contribuyendo a una reducción natural del miedo y la desesperación.

Al equilibrar el sistema nervioso, cantar regula el estrés crónico y la tensión que es la norma para muchas personas. Y al equilibrar el sistema endocrino, el canto normaliza la producción de hormonas. Esto equilibra nuestros estados de ánimo y la sensación general de bienestar.

3.- Aumenta el sistema inmune

La respiración ayuda a ajustar todos los ritmos de nuestro cuerpo. Debido a que nuestro sistema nervioso está a menudo sobrecargado, estos ritmos se desequilibran. A través de la tecnología del sonido, comenzamos las reparaciones. Y cuando la respiración se vuelve sonido los efectos positivos en el sistema nervioso parasimpático se multiplican. La respuesta curativa se activa y todo se traduce en curación y una mayor inmunidad.

Como puedes ver, conocer qué es un mantra y cómo se utilizan para sanar puede ser de gran beneficio. Atrévete a encontrar el mantra que tu cuerpo necesita y comienza a entonar!

Un poco de historia los mantras y la meditación.

Cuando hablamos de los mantras, los sabios nos dicen que son las cualidades que son inherentes a nuestro ser, son la verdad pura, la consciencia interna y la dicha sumada a la felicidad y que la causa de nuestro sufrimiento grave es que nos alejamos de nuestra esencia y la naturaleza.

También nos hablan que aunque la mente busca de forma incansable cómo finalizar su sufrimiento, por lo general  limita su propia búsqueda en el mundo externo, y por lo tanto sólo encuentra una miseria que es mayor.

Y aunque tengamos la suficiente sensatez como para buscar dentro de nuestro interior, al principio sólo podremos encontrar pensamientos  algo dispersos y quizás incontrolables, como los sentimientos y  las fantasías.

Los sabios coinciden en este punto, que la meditación es el camino que nos conduce a la realidad absoluta, pero que en una mente que se encuentra dispersa de forma segura causará retrasos en ese camino.

Nos dicen entonces que los mantras, no son sino el vehículo con el que la mente puede llegar a enfocarse hacia nuestro interior y así llegar al silencio eterno que es la fuente de la dicha.

La revelación de los Mantras.

Nuestro lenguaje, ese que es común no tiene la capacidad para poder transmitir el conocimiento completo y la dicha infinita que nace desde nuestro interior. Para poder entender los lenguajes comunes de todo nuestro mundo habría que explicar que estos son como la niebla que se presenta en la mañana, los rayos de el mantra son la luz, en la que esta niebla se va evaporando, y así iluminando el horizonte de todo nuestro mundo interior.

El vidente, que esta inmerso en esta luz, se puede comunicar con un lenguaje que los yoguis llaman sandhyabhasa, o el lenguaje de el crepúsculo. Este es el lenguaje universal  que existía antes de la confusión de todas las lenguas, que esta descrita en el Antiguo Testamento en la historia donde se habla de la Torre de Babel.

Los lenguajes más comunes de nuestro mundo son como la niebla que se presenta en la mañana, los rayos de el mantra son la luz en la que esta niebla se va evaporando, iluminando así el horizonte de todo nuestro mundo interior.

Los sabios de los cuales hablamos, no participaron en si en la construcción de la Torre de Babel, y su comunicación con la Divinidad jamás se vio interrumpida. Sin embargo, nosotros hemos si construido nuestra propia torre de sentimientos como el ego, el apego, el deseo, el enojo, el odio, los celos y la codicia; y hemos perdido por tanto contacto con el idioma universal.

Y esto limitó de manera seria la capacidad de los sabios de poder compartirnos su conocimiento pleno. Sin embargo, sí se pudieron ellos comunicar con un selecto grupo de sus seguidores.

Ya sea en una montaña muy alta o en otro lugar que fuera apartado, se comunicaron en un lenguaje totalmente místico que no era mundano ni tampoco completamente espiritual. Pero, con el objeto de poder hacerse entender, tuvieron que comenzar a diluir el contenido de su mensaje.

Bloqueando así la completa fuerza de la revelación. Aun así, era  muy difícil para la mayoría de la gente el poder entender el mensaje. Aquellos que lo escuchaban solo entendían partes, y al intentar poder compartir su experiencia, era realmente inevitable que se dieran algunos malentendidos.

Los discípulos preguntaban frecuentemente, “Maestro, ¿por qué tú hablas en parábolas?” ¿Esto acaso te suena conocido?

Esa es la paradoja existente de la iniciación, a pesar del anhelo del maestro de poder compartir todo su conocimiento, la incapacidad del discípulo para recibirlo limita la intensidad así de la transmisión.

Aquellos que no se han preparado de forma adecuada, no pueden llegar a recibir el conocimiento de forma directa de la verdad última. Esa es la gran razón por la cual al final Moisés solo impuso sus manos en Josué; Krishna solo impuso las suyas  en Uddhava; y Cristo solo le dio las llaves de la Palabra a Pedro.

Y es por esto que, aunque la sabiduría de los mantras tiene su origen  real en la verdad suprema, esta verdad sólo llega hasta cierto grado en  los aspirantes. Los mantras se visten en algo así como ropajes de idiomas diferentes y los practicantes los identifican como un mantra bien en sánscrito, o un mantra tibetano o el más famoso un mantra budista.

Estas formas de identificación son verdaderas pero sólo parcialmente. El poder transformador que tienen los mantras, aún hasta en su forma verbal, está más allá de la percepción  de carácter ordinaria.

Los Mantras y su significado.

Como la eterna verdad, la Palabra es indestructible e indivisible, pero hay un número infinito de revelaciones de tipo mántricas de esta realidad. En la tradición del yoga, como por ejemplo, hay diferentes mantras de meditación que promueven todo el desarrollo espiritual y los mantras para obtener los siddhis o los poderes sobrenaturales.

Los mantras de la meditación, que se encuentran de manera principal en los Upanishads, son usados como herramientas para la contemplación, ya que por lo general, cuando los aspirantes conocen bien el significado del mantra que están comenzando a practicar, desarrollan una amplia conexión con él durante todo el curso de la meditación.

Los significados de los mantras son tan compactos y concentrados que es muy posible que los aspirantes necesiten el tener que reflexionar sobre ellos, una y otra vez de forma repetida durante un largo periodo de tiempo.

Al hacer esto, el significado se va manifestando en forma de una ola continua, iluminando así las cámaras que están en el interior de la mente y del corazón, y por lo tanto, transformando internamente al meditador.

om_mani_padme_hum

Por otra parte, la gran mayoría de los mantras más que son secretos, hasta misteriosos y potentes son llamados mahavidyas, y estos están formados por una o más sílabas que no llegan a formar una palabra.

Su poder transformador y hasta sanador se encuentra en el sonido mismo del mantra. De acuerdo con los mantravedins, así se les llama a los conocedores propios de la ciencia de los mantras.

Si un mantra es bien recibido en una auténtica iniciación, continuará irradiando el fervor espiritual en el corazón del practicante, ayudando a que poco a poco se vayan desarrollando las condiciones psicológicas favorables y la determinación que el aspirante necesita realmente para poder seguir en el camino de lo espiritual.

Cualquiera que sea la forma en que lo tomen, el propósito siempre de todos los mantras de la meditación es poder permitir que los aspirantes vayan  mucho más allá de los confines de la mente y obtengan una experiencia  más directa de su naturaleza   de su propia esencia.

Sin embargo y a final de cuentas, no es el significado del mantra, sino sus sutiles vibraciones, lo que guían o la  llevan al propio meditador al centro del silencio dentro de sí mismo. Este proceso no puede jamás entenderse de forma intelectual. Debe experimentarse personalmente.

El Mantra universal.

El sonido interno más fácil de reconocer para los humanos, es el sonido de la respiración. Si te sientas en un lugar que sea tranquilo y pones total atención al fluir de tu respiración, de manera fácil podrás escuchar el sonido so,  mientras estas inhalando y el sonido ham mientras estas exhalando.

Los sonidos so-ham resuenan  sin ningún tipo de esfuerzo mientras hacemos estas acciones, inhalar y exhalar. Pero el sonido es mucho más sutil que la misma respiración. Es un mantra de carácter universal.

Todos sin  excepción nacemos con él. Nuestra vida en si depende de él. Nuestra respiración sigue el ritmo de la vida que está contenido en él y el poner la total atención a ese sonido al inhalar y al exhalar es poner la misma atención al ritmo de la vida. Estas no son afirmaciones solo simbólicas.

Son hechos que tú puedes verificar a través de tu propia experiencia. El estrés, el temor y la ansiedad se desvanecen totalmente en el instante en que a la mente se le permite el descansar en el mantra so-ham. Este mantra es proveniente de los Upanishads, que son los libros sagrados ancestrales escritos en el sánscrito, pero so-ham por cosas de la vida no es una palabra en sánscrito en sí misma.

Es un simple compuesto de las palabras en sánscrito sa  que significa eso y aham que significa yo soy. Así, que la traducción literal de el compuesto es eso yo soy. Lo cual trasladado a nuestra sintaxis, se convertiría en la frase

“Yo soy eso”.

Te acercas entonces a un significado de so-ham, mucho más profundo cuando logras y entiendes que el sánscrito,  sigue los patrones que están presentes en el ritmo de la fuerza de la vida.

El sánscrito fue perfeccionado y desarrollado por videntes quienes tenían la habilidad de poder escuchar esos sutiles ritmos. Si tu inhalas sin hacer la exhalación, escucharás el sah, pero si comienzas a exhalar sin ninguna pausa al final de la inhalación, lograras escuchar que sah  se convierte automáticamente en so al este fusionarse con el ah de aham.

Los sabios crearon estas reglas gramaticales de el sánscrito en base a la manera natural en que esos sonidos logran fusionarse. La vida  entonces continúa mientras so y ham sigan fluyendo y trabajando en un círculo. “Eso”, a lo que llamamos el Ser Cósmico y “Yo” a lo que llamamos el ser individual, continuarán unidos hasta que ese vínculo se rompa por la pausa a la que denominamos muerte.

Aprendiendo como meditar con un Mantra.

Para aproximarte sistemáticamente a la meditación, comienza por intentar aquietar y balancear también el cuerpo físico, cultivando una postura cómoda sentada estable y aprendiendo a serenar tu respiración.

Ese es el principal propósito de la práctica de las posturas físicas y de los ejercicios de la respiración llamada  hatha yoga. El paso siguiente es retraer la mente de todos los estímulos externos y comenzar a practicar la conciencia en base a la respiración.

En el inicio, vas a observar cómo la respiración fluye desde la punta de tu nariz al centro de el corazón y así de regreso. Primero te podrás dar cuenta de que esta sencilla práctica crea una sensación plena de tranquilidad porque es una gran diferencia con el hábito común de dejar que la mente sola deambule a su voluntad propia.

Pero tan pronto como tu basura mental que es lo que se encuentra en primer plano comienza a esfumarse, salen a la superficie los hábitos que son más sutiles, y la conciencia de la respiración ya no es la que nos brinda un sentimiento de paz  que se hace tan profundo.

La importancia en el mundo de la palabra universal.

La ciencia de los mantras no es una idea solo del Oriente. Es una verdad que es totalmente universal y que ha sido revelada a todos aquellos que han tenido la capacidad de poder recibirla, independientemente de el tiempo y del espacio.

Aunque si es cierto que solamente es en el Oriente donde se logro desarrollar una doctrina completa acerca de la Palabra, este concepto se puede encontrar en todas las grandes tradiciones espirituales de el mundo entero, incluyendo al budismo, al sufismo, al islam, al judaísmo y al cristianismo; así como en las prácticas que se realizan de tipo espiritual de muchas de las sociedades tribales.

Por ejemplo, los conocidos Karadjeri de Australia, creían que los objetos solo se manifestaban después de que dos humanos habían logrado pronunciar sus nombres. De acuerdo entonces a la Cábala, que es la tradición medieval de el misticismo judío, Dios mismo es algo trascendente, pero también de él se desprenden una serie de al menos 10 emanaciones de la luz Sefirot, que son sus aspectos manifiestos y nobles.

Los nombres divinos y así las letras, las 22 consonantes de el alfabeto hebreo, emergieron de forma paralela a estas 10 emanaciones. Los textos encontrados de la antigua Sumeria también hablan de el poder creador de la Palabra Divina.

Declarando así que el universo comienza a evolucionar tan pronto como el pensamiento surge dentro de la mente del Ser Divino. Los objetos cobran así vida al momento en que la Divinidad enuncia su nombre.Esto es parecido al relato de la creación que existe en el Antiguo Testamento, en el cual Dios crea y origina a el mundo, y se manifiesta en el momento en el cual él dice “Hágase la Luz” y se hizo entonces la luz.

En el Nuevo Testamento, por el contrario el evangelio de San Juan profundiza mas en este aspecto con la famosa proclamación que dice:

“En el principio existía la Palabra, y la Palabra se encontraba con Dios y simplemente la Palabra era Dios”.

Es en este punto es en el que se logra introducir la meditación con el más conocido mantra el so-ham. Y ya que este sonido tiene la intrínseca  habilidad de traer la mente hacia nuestro interior, induce a un estado de tranquilidad mucho más profundo que cuando sólo estas practicando la conciencia en la respiración.

Aun así, después de un largo periodo de meses o  de años, cuando la mente está aún está más calmada y tienes acceso a un nivel mucho más profundo de tu ser, se hacen muy visibles los patrones de hábitos aún más sutiles y profundos.

Es en este punto en el que la iniciación de los mantras entra en el panorama totalmente. También es en este momento en el que los mantras como ciencia se vuelve  esotérica. Hay un notable efecto cuando utilizas el mantra so-ham como objeto de tu propia meditación.

Verás un resultado tangible, ya sea que logres entender la ciencia de los mantras y le tengas fe a ella o no. Pero para el nivel siguiente de  la meditación en el mantra, que es el nivel que tomas durante toda la iniciación, debes tener cierto nivel de conocimiento de la ciencia de los mantras y la fe en su validez.

¿Por qué? Porque, mediante la iniciación a un mantra, tú estás trabajando de forma sistemática para traer a la conciencia niveles mucho más profundos desde tu experiencia interna.

Este proceso no sólo se encarga de refinar y de purificar las impresiones que ya existen en la mente, sino que a la vez cultivan y profundizan la experiencia del mantra y crea un ritmo muy positivo en la mente consciente y en la inconsciente.

La luz del mantra.

Pero desde el principio, antes de poseer la consciencia de los niveles más profundos en tu interior, es casi imposible de detectar y de apreciar los cambios tan sutiles que se suscitan. Los estudiantes que no logran entender la ciencia que implican los mantras muchas veces se desaniman de forma total y sienten que su mantra simplemente no es el “correcto”.

En ese punto puede que busquen diferentes prácticas o simplemente tiendan a abandonar completamente el camino del conocimiento y de la meditación. De cualquier forma, el resultado de este desaliento termina por ser el escepticismo, que es uno de las principales causas y obstáculos para el desarrollo real de la vida espiritual.

Por esa razón, antes de buscar la iniciación en un mantra, es importante considerar cuidadosamente las siguientes preguntas: ¿Qué es lo que me está motivando a buscar una guía mucho más profunda? ¿Cómo sé que si estoy listo para ser iniciado? ¿Cómo puedo estar más seguro de que la persona que me está ayudando a iniciar es parte de un linaje auténtico espiritual y si tiene experiencia real y directa en la ciencia de los mantras?

¿Cómo sé que esta persona no es sólo es un charlatan o alguien que ha leído muchísimos libros y es un orador persuasivo? ¿Es necesario en realidad que me inicie para mi mayor crecimiento y mi desarrollo? ¿Qué compromisos de mi parte deben de estar implicados al aceptar toda esta iniciación y qué puedo esperar del maestro? Es mucho por averiguar, estamos relacionando a los mantras con otras terapias, dado que son herramientas de sanación.

Vídeo sugerido:

El verdadero significado de la iniciación.

Las escrituras son las que nos dicen que los aspirantes a la iniciación deben evitar siempre los dos extremos tanto la fe ciega como el escepticismo. Se requiere entonces de pureza del corazón y de la agudeza del intelecto para poder entender los verdaderos motivos que nos llevan al buscar la iniciación.

¿Estás buscando la iniciación en un mantra solamente porque leíste un artículo que te resulto edificante o escuchaste una  fascinante conferencia? Escucha el llamado interno de tu alma que es la que anhela la libertad. Esto te ayudará mucho a poder decidir si es el momento adecuado para buscar ser iniciado.

No busques jamás ser iniciado sólo porque ya has intentado otras opciones y de igual forma también podrías intentar ésta. El momento el cual es el indicado es cuando tu anhelo real es tan intenso que esperar más se  hace doloroso.

Este anhelo tan intenso es el fruto de un buen karma, y junto con éste comienza el proceso natural del desarrollo. El poder de tu anhelo es el que llama al maestro hacia ti, y cuando eso pasa, experimentarás entonces las promesas que se dice en las escrituras:

“Busquen y encontrarán; llamen, y se les abrirá”.

Con respecto a las cualidades de el maestro que impartirá dicha iniciación: se ha dicho que no es posible que un estudiante que sea bueno termine teniendo un maestro que sea malo. Para poder determinar si has encontrado la tradición que es correcta, el camino que es correcto, y al maestro adecuado, pregúntate  primero si tu atracción hacia ellos es libre, sin ningún esfuerzo y totalmente espontánea.

Observa de  forma cuidadosa qué es lo que se refleja en tu mente, y presta total atención a lo que escucha tu fielmente corazón. Debido a que los mantras son uno solo con la verdad universal, estos no pueden ser declarados como ninguna propiedad de una creencia, de una nacionalidad, de una denominación o de un linaje en particular.

Si la tradición del mantra tiene un sentido de algún culto o alguna secta, esa es una clara señal inequívoca de que no está ni siquiera conectado con la fuente que trasciende entre todas las creencias, las religiones y los credos superficiales. Por lo tanto no puede servir como un canal para transmitir la verdad que es universal y por ende incondicional. Si ese es el caso, te aconsejamos que no te involucres.

Otro obstáculo  que puede aparecer es la dependencia. La mente se ha formado  en el hábito de volverse muy dependiente de los demás, escondiendo así sus debilidades y culpando a los demás por sus errores.

Muchos estudiantes, luego de leer libros que son inspiradores sobre la iniciación con los mantras, el yoga y la relación del maestro y el estudiante, comienzan a construir simples castillos en el aire, creyendo que inventaran el agua tibia.

Piensan que una vez que ya tengan un mantra o que sean formalmente iniciados por un maestro que sea poderoso, ya no tendrán más nunca problemas, o que estarán completamente sanos.. Las escrituras desalientan aquí esa manera de pensar, pero de forma desafortunada, muchos maestros no lo hacen.

Por el contrario, alientan a sus estudiantes a que prosigan y tengan grandes expectativas y se vuelvan totalmente dependientes de ellos. Evita al máximo involucrarte en una situación como tal. Las expectativas son una gran fuente de miseria, y la dependencia, es apego es esclavitud.

La literatura de la ciencia y  la práctica de los mantras, llamada Mantra shastra, es clara acerca de todas las reglas y las leyes presentes en la iniciación. Describe a quién se debe iniciar, cómo y cuándo. Deja muy claro que es total responsabilidad del maestro, el adquirir un profundo entendimiento de todos estos puntos antes de comenzar a dar orientación real a un estudiante.

Y aún más importante, estas escrituras insisten totalmente en que los maestros deben de ser formados por una autoridad real en la materia que pueda llegar a bendecirlos, a guiarlos desde su interior y de enderezarlos si es que estos empiezan a desorientar a los otros

Para concluir debes saber que..

En el curso de tu propia búsqueda, cuando te aproximes a tus maestros, aunque todos te van a guiar de forma amorosa, y seguramente te van a ayudar a expandir tu visión y te enseñaran a como poder  revelar justo lo suficiente que necesitas para vencer cualquier escepticismo que todavía pueda existir en ti, ninguno debe de hacer promesas verbales.

Todos se deben enfatizar en la importancia de no buscar o de no aceptar el conocimiento de forma ciega. Todos deben de ser  totalmente desinteresados y de brindarte todo tipo de posesión material que ellos tengan, sin apego. El deber es orientarte e inspirarte a estudiar y a aprender lo que necesites realmente.

Pero en cuanto al tema de la iniciación, no deberían de ser tacaños. De forma eventual deben de instruirte en la práctica de los mantras, pero jamás de forma exacta en el mantra que tu desees aprender. Debes de darte cuenta de su amor profundo, pero en el terreno de la espiritualidad, debes de darte cuenta si les interesa lo que tú deseas.

En lugar de esto, deben de darte lo que en realidad tú necesitas. Ellos deben de plantar una semilla que sea tanto sutil como gloriosa, pero lo deben hacer de una forma tan misteriosa que solo y seguramente te darás cuenta mucho después, cuando ya esa semilla germine y comience a florecer.

Para entonces ya estarás tan lejos en el tiempo y en tu propio espacio que no podrás expresar tu gratitud a ellos, sino a aquellos que te toque iniciar. Te darás cuenta con mucho asombro que esos maestros grandes fueron como la bendición de el trabajo de la mano de Dios, guiándote de forma sistemática hasta el maestro que al final será el que te iniciara.

Tal y tan grande es el misterio que hay  alrededor de los mantras. El anhelo, la confusión, el escepticismo y las luchas ocasionales con los diversos obstáculos; que todos son parte de ese gran misterio.

Mientras más sabemos de esto, más deseamos saber, ya que mientras más sabemos, llegamos a sentir que sabemos muy poco de el tema. Afortunados son aquellos que tienen el deseo ardiente de el saber y los recursos para poder experimentar la Palabra universal.

Tal como los videntes de esa palabra divina, ojalá que todos oigamos, podamos recibir y conservemos siempre la palabra y  podamos ser purificados por esta. El deseo principal que la divina luz un día descienda sobre nuestras vidas y proclame el nombre de la que sea la Verdad Absoluta.

Recuerda no dejes de leer, nuestros próximos artículos, la sanación es un trabajo que debe comenzar por ti mismo. Nos vemos en un próximo Post de Terapias Alternativas.

Compartir es sinónimo de bondad. Sé bondadoso...

Deja un comentario